Camelia: atención domiciliaria, foto.

La camelia apareció en Europa en el siglo XIX. Fue traído de Japón como árbol de té. Las propiedades de una decocción de esta planta son legendarias desde hace mucho tiempo. En la naturaleza, el árbol puede alcanzar una altura de diez metros o más.

La camelia se ganó rápidamente el favor de los amantes de las plantas de interior por su apariencia sofisticada.

En interior, crece hasta una altura de no más de dos metros. Hojas brillantes de color verde intenso y grandes, de hasta 15 centímetros de diámetro, las flores hacen de esta planta una decoración de cualquier habitación o jardín.

Camelia

Variedades de camelia

Hay más de 80 especies de camelia y muchas fuentes afirman que hay unas 250. Algunas de ellas se encuentran en la naturaleza y son grandes arbustos o árboles: camelia de montaña, camelia japonesa y árbol del té chino.

Representantes como Camellia reticulum y Williams Hybrid se han arraigado con éxito en los hogares. La peculiaridad del primer grado son las flores con una red notable en los pétalos.

Camelia

Las flores de esta planta se distinguen por sus colores brillantes y muchos colores, desde el blanco, el rosa hasta los ricos tonos de rojo o una variada mezcla de colores. Su forma también es bastante diversa.

Los pétalos tienen bordes lisos y ondulados. Su número varía de seis a más de diez. Las plantas con flores llenas son muy similares a las rosas pequeñas. También hay especies que desprenden un agradable aroma.

El centro de algunas flores está decorado con largos estambres amarillos, similares a una franja. Cada variedad tiene sus propias cualidades únicas, que se obtuvieron mediante la selección a largo plazo y el cruce de representantes silvestres de esta planta.

Camelia

Cuidado de las plantas

Muchos jardineros consideran que la camelia es un árbol ornamental caprichoso. Con el cuidado adecuadamente organizado y la ubicación correcta de la maceta, seguramente complacerá al propietario con su apariencia.

Las condiciones necesarias:

Brillar

A la camelia no le gusta el clima demasiado cálido y la iluminación prolongada. Ella necesita los rayos del sol por no más de 13 horas, su impacto directo en las hojas está contraindicado. Ideal para cultivar ventanas cercanas al este y al oeste.

Hay suficiente luz desde estos lados, pero los lados sur y norte no son muy favorables para Camellia.

Camelia

Temperatura

La temperatura óptima para mantener la planta no debe exceder los 20 grados centígrados. En invierno, de 8 a 10 grados es suficiente para él. Los cambios bruscos de temperatura y la presencia de corrientes de aire en la habitación tienen un efecto muy negativo en el estado de la corona y la floración.

Humedad

A la flor no le gusta el aire seco. Para crear la humedad necesaria, vale la pena colocar un recipiente con agua al lado de la olla. Su evaporación proporcionará un ambiente cómodo para que crezca Camellia. Es necesario rociar regularmente la planta.

En el momento de la aparición de las flores, este procedimiento debe realizarse con mucho cuidado, para evitar que caigan gotas de humedad en los pétalos.

Camelia

Regando

Es necesario suministrar abundante humedad a la planta, pero no inundar. En invierno y durante la floración conviene reducir su cantidad. El agua debe estar blanda y preferiblemente a temperatura ambiente.

Es mejor dejarlo reposar un rato. Otra solución para la humedad óptima del suelo en la maceta es instalar una paleta con relleno húmedo: arcilla expandida o turba.

Camelia

Suelo y fertilización

La mezcla para plantar Camellia debe ser ácida y los fertilizantes no se pueden usar más de una vez cada tres semanas. Para asegurar un desarrollo óptimo de la planta, el relleno de macetas debe contener arena. También es necesario tener drenaje en la parte inferior. Esto ayudará a drenar el exceso de humedad.

A Camellia no le gusta cambiar de ubicación. No puede reorganizarlo y girarlo constantemente. No moleste a la camelia durante el período de floración. La planta prospera en balcones o jardines de invierno con buena humedad del aire. Florece a principios de primavera e invierno. Este período dura de uno a tres meses. En el otoño, la planta se poda.

Camelia

Reproducción

La camelia se reproduce de varias formas:

Semillas

Algunas plantas dan frutos en forma de cápsula, en la que se encuentran las semillas. Se colocan en macetas pequeñas una a la vez. Después de que aparecen varias hojas, los brotes se trasplantan a un recipiente permanente. Este método no permite conservar la calidad de la variedad, por lo que se utiliza muy raramente.

Camelia

Esquejes

La propagación por esquejes con pocas yemas u hojas es el método más popular. En este caso, la planta seguirá siendo un representante de pleno derecho de su variedad. Es mejor cortar la parte superior de los brotes de una flor adulta.

No deben cubrirse con corteza. El tamaño del material de siembra varía de tres a ocho centímetros, dependiendo de la cantidad de brotes que tenga. Se debe tener cuidado para asegurarse de que el sitio de corte no se seque.

Para la apariencia de las raíces, los esquejes se plantan en cajas especiales. El enraizamiento se lleva a cabo en dos meses.

Durante este período, una planta joven necesita cuidados especiales: riego suave y pulverización obligatoria. Después de que aparecen las raíces, el brote se trasplanta en macetas de hasta siete centímetros de diámetro.

Camelia

Injerto

Algunas variedades de camelia arraigan muy mal. Es para este caso que existe otro método de reproducción: la vacunación.

Para ella, solo se utilizan riñones desarrollados, que se almacenan a una temperatura que no supera los 20 grados centígrados. Después de 60 días, el material germinará.

Después de 24 meses, las plantas cultivadas se trasplantan en macetas de no más de 11 centímetros de tamaño, y después de 36 meses, hasta 14 centímetros de diámetro. El suelo debe ser una mezcla de turba, brezo, suelo frondoso y césped.

Camelia

Problemas de plantas

El incumplimiento de una o más de las condiciones para mantener la camelia conduce a problemas con su apariencia y, a veces, esto provoca la muerte de la planta:

La flor se deshace de las hojas . Este es el resultado de un riego excesivo o secado del suelo. La nutrición insuficiente también puede ser la causa.

La aparición de manchas marrones en las hojas es una señal de que la luz solar directa está cayendo sobre la planta y ha recibido una quemadura.

La floración pobre o el desprendimiento de flores ocurre debido a la acidificación del suelo.

Para deshacerse de tales problemas, solo debe excluir las causas de su aparición y no repetir errores en el futuro.

Camelia

Plagas

La camelia a veces se ve afectada por las siguientes plagas: ácaros, pulgones, cochinillas y algunas otras. Hay muchas formas de combatir este problema.

Puede utilizar productos químicos que se diluyen en agua y se aplican a las hojas de la planta. La condición principal para el tratamiento exitoso de la camelia es el aislamiento del árbol afectado, lo que no permite que la plaga se contagie de las otras flores.

Una de las formas más simples y económicas es rociar una planta de interior con una solución de jabón fuerte o tintura de tabaco.

Camelia

Corona de flores

La camelia es un arbusto o árbol pequeño. La agradable vegetación y la superficie brillante de las hojas son agradables a la vista y alivian. Las flores agregan color a la apariencia de la planta. Para que la corona de camelia tenga una forma hermosa y se vea bien arreglada, se poda. Este procedimiento se lleva a cabo con la menor pérdida para la planta en los períodos previos al inicio del crecimiento, que ocurre en primavera, y después de la floración.

Además de todas las reglas anteriores, debe recordarse que Camellia ama el aire fresco, pero no las corrientes de aire. Por eso debe guardarse en habitaciones bien ventiladas. En verano, puedes sacar la maceta al aire libre. Tendrá un efecto positivo sobre la camelia y su movimiento hacia el suelo.

Esta maravillosa planta, originalmente fuente de una bebida agradable, ha entrado firmemente en la vida de todos los amantes de la belleza. Se ha convertido en un árbol doméstico que puede florecer en invierno. El manejo cuidadoso y el cuidado adecuado le permitirán cultivar una planta fuerte y hermosa.